Rosa Copado for We Are Knitters

1.Tu trabajo está cargado de energía y profundidad, creas una cercanía entre la fotografía y el espectador, trasladándose al lugar donde se realiza la imagen, ¿Cuáles han sido tus influencias hasta llegar aquí?

Pienso que la fotografía es una especie de extensión de los pensamientos y el mundo interior del fotógrafo a través de su cámara. Lo que vemos da muchas pistas sobre la personalidad de quien ha hecho dicha imagen.

A mí me gusta buscar la belleza en cualquier lugar, modelo, personaje o paisaje, y sacar algo profundo y sincero desde la cotidianidad porque es eso lo que me inspira. Construir imágenes atemporales y reales con cierto romanticismo es algo que me obsesiona y creo que eso conecta con la gente. Me gusta observar la vida sin demasiados adornos.  No me interesa la moda por la moda o el retrato sin algo de verdad. Disfruto viéndolo en otros o en un museo, pero en mí no nace demasiado la fantasía o lo extravagante por decirlo de algún modo. A grandes rasgos, me gusta retratar la vida tal y como la veo y siento. Mis influencias están en todas partes: la luz, la música (en especial el jazz), la gente de la calle, el cine muchísimo, el silencio y el calor de mi casa del campo en Jaén en pleno verano, viajar en tren, ir al mercado! Observar en general y estar pendiente de lo que pasa en el mundo, a pesar de que a veces es tan agotador.

 

2.Si tuvieras que definirte, ¿Cuál sería tu mayor atributo?

Creo que soy una fotógrafa austera. Me gusta la sencillez en una imagen, cuando con muy poco consigues una imagen narrativa. Huyo del exceso y los adornos a no ser que se presente de manera natural. Cuando te acostumbras a trabajar sin ayuda, sin materiales caros y sin presupuesto, te obligas a simplificarlo todo y al final creo que eso ya se ha convertido en un sello de identidad.

 

 

3.Has retratado a numerosos rostros famosos de este país y fuera de sus fronteras, ¿Cuál ha sido tu táctica para que se sintieran cómodos con el objetivo y sacar lo mejor de ellos?

Hablar. Hablo sin parar! o todo lo contrario, me encanta jugar al silencio y esperar a ver algo que me sorprenda para capturarlo, esas son las mejores fotos. Ese algo que no esperas y te cautiva… me encanta. Creo fielmente en la improvisación. Me parece divertido y sincero, pero no siempre ocurre por mil motivos y, si hay que romper el hielo, pongo un poco de música para controlar la situación et voila!. Depende de si quiero una foto divertida o íntima, pongo una lista u otra. Tengo más de cien playlists personalizadas con esa psicología y pensadas para recrear ambientes súper distintos!

 

4.Tu relación con WAK es muy duradera, ¿Cuál fue tu primera impresión cuando nos conociste?

Y espero que dure mucho mucho más! Hemos colaborado juntos desde nuestros inicios y creo que es por la conexión que existe entre nosotros. Coincidimos en el gusto por la ropa cómoda y sencilla. Mi primera impresión al conocer WAK fue que quería absolutamente todo lo que teníais en aquel stand del mercadillo del EGO en pasarela Cibeles. Lo recuerdo perfectamente! de hecho uno de los gorros de lana en color rosa y chocolate sigue siendo de mis favoritos e imprescindibles para el invierno junto con otro en verde militar de estilo súper californiano!! Me chifla que tengáis  prendas rollo FOLK que van tanto con mi estilo.

 

 

5.Este año desde WAK te propusimos un proyecto diferente, que fueras tú quién salieras en las fotos con nuestras prendas de esta temporada. Háblanos de cómo ha sido la experiencia y cuál ha sido tu favorita.

La experiencia ha sido divertida y experimental. Nunca antes lo había hecho y me pareció un reto tentador como artista.

Como no quería jugar a ser modelo, pensé que verme a través del reflejo sería una buena idea. Eso me permitiría cambiar de escenario. Durante una semana llevé las prendas puestas y conmigo siempre algún espejo. Soy yo al 100%. En casa, trabajando, de viaje…

Cada vez más se ven campañas protagonizadas por mujeres que no entran en el ideal de modelo que tenemos en mente pero sí presentan un modo de vida que puede servir de inspiración para muchas otras mujeres o incluso a diseñadores.

Y aunque sin dejar de contar con nuestras fabulosas modelos profesionales para estos trabajos, me parece una iniciativa muy interesante mezclar diferentes perfiles de mujer, de distinta edades, razas, profesiones o cuerpos. Estamos en un momento de máximo consumo visual y a veces trabajar sólo con una modelo determinada hace que te quedes corto. Presentar nuevos perfiles de mujer enriquece a la firma y al público. El mundo es así, no?

Mi favorito de esta colección? Especialmente BLANCA JULEP TEE.

 

6.Una mujer tan dinámica y transversal, ¿Has sido tentada a tejerte tus propias prendas?

Por supuesto, además me encanta darle un punto personal a mi estilo. Aunque tejer ya son palabras mayores… a veces este ritmo de vida tan loco hace que las rutinas y las cosas que necesitan tiempo se dispersen un poco y no consigas ser constante básicamente en nada. Y encima yo soy súper nerviosa.  Pero me lo he propuesto y pienso conseguirlo. Este verano me hago un LANUX BASKET en azul que he chequeado en vuestra web que me encanta y me parece súper fresco.

 

 

7.Tienes varias prendas, un poncho de algodón, un bañador y unas alpargatas, ¿Qué lugar elegirías para crear la perfecta imagen?

Suena tan bien que creo que cualquier escenario sería el perfecto… pero lo primero que me ha venido a la cabeza es un Mehari y Lanzarote!

 

8.Para finalizar, ¿consideras que con una fotografía puedes llegar a conocer a una persona?

Definitivamente sí, se llega a tener mucha información sobre su personalidad y puedes hilar muchas cosas. Es difícil enmascarar demasiado la mirada del fotógrafo aunque también es difícil saber leer una imagen, se necesita sensibilidad e intuición.