Knitters series #12: Conoce a Carmen

¿Cómo aprendiste a tejer?

Mi abuela siempre ha sido una gran tejedora. Toda la vida le ha hecho jerseys a mi madre, a mi padre y a mi. Siempre estaba tejiendo. La verdad es que me cuesta recordarla sin las agujas en la mano. Me enseñó ella cuando me quedaba las tardes en su casa, aunque sólo me enseñó a hacer el punto del derecho, así ella hacía el del revés y hacíamos pequeñas bufandas juntas, una vuelta cada una.

Dejé de tejer durante muchos años hasta que hace cuatro años cuando volví de vivir en Suecia, el médico me lo recomendó para mis problemas de ansiedad y estrés. Desde entonces no lo he dejado ni un solo día.

¿Cuál es tu punto favorito?

Tengo muchos, pero sin duda el punto de arroz y el punto de arroz doble son los que más me gustan. Son sencillos y muy lustrosos, la textura que dejan es increíble y son muy fáciles y rápidos de tejer.

¿Prefieres tejer para ti o prefieres regalar?

Fifty-Fifty. Por lo general suelo regalar más que tejer para mí, pero este año me impuse una norma: tras tejer un regalo, tejer algo para mí, aunque no la he cumplido mucho la verdad. Este invierno parece que creé una “ONG para que ningún guía turístico pasase frío en la catedral”. Tejí gorros y cuellos para todos mis amigos, cada uno diferente a otro, un diseño especial para cada uno. Me encanta cuando les veo por las calles de Toledo luciendo mis cuellos, es todo un orgullo ¡¡y están guapísimos!!!

¿Cuál es tu momento preferido del día para tejer?

¿La verdad? ¡¡Cualquiera!!!! Suelo tejer casi todo el día, en el metro cuando voy a Madrid, en la cafetería mientras espero a mi amiga Carmela (que siempre llega tarde) para nuestro café diario, en las salas de espera…

Pero desde luego mi momento preferido para tejer es al llegar a casa por la noche, terminar de cenar, sofá, mantita y mi pequeña Matilda encima de mí mientras tejo. Otro momento muy especial para mí es el de tejer los viernes por la noche, es mi momento “zen” de la semana, acompañado de un maratón de series policiacas y un buen Gin Tonic de G´vine.

¿Cómo conociste We Are Knitters?

Por internet: estaba buscando lana “chunky” y fue el primer enlace que apareció y no busqué más, fue un amor a “primera vista”. Desde ese momento os busqué en Facebook, Twitter, Instagram… y bueno, me volví vuestra “stalker” número uno.

¿Cuál es tu kit favorito de We Are Knitters?

Mi kit favorito sin duda es el Nolita Sweater en color natural. Fue el primero que vi y me enamoré total y absolutamente. El caso es que jamás lo he comprado porque lo veo como utópico y mítico, siempre he deseado que me lo regalasen, sería desde luego uno de los regalos más especiales. Es como un ramo de rosas, no te las compras para ti misma aunque las quieras.

De algodón me tiene loquita la Napa Cardigan en aguamarina y vino, estoy segura que pronto caerá… =)

¿Qué es lo más difícil que has tejido nunca?

Sin duda, el jersey que le regalé por Navidad a mi padre. No es que fuera difícil, es que lo tejí sin patrón y sin modelo, así que quedó un pequeño desastre gigantesco: las mangas enormes, largo por delante, cortito por detrás, demasiado ancho… un desastre. Pero mi padre se lo pone igualmente todos los días para estar en casa. Vive en un pueblo precioso en las montañas y como él dice: “quedar me queda mal, pero calentito es y me quita el frío que es para lo que sirve”. Fue el jersey “interminable”, con agujas del 4 y gigantesco… ¡no tenía fin!

¿Tienes algún truco de tejer que quieras compartir con los knitters?

Desde luego animo a todos a tejer al método continental, es mil veces más rápido y mucho menos cansado para las manos y la espalda.

Tengo una pequeña manía, que no sé si será un truco, pero suelo dejar el primer punto sin hacer y el último siempre del derecho, así se crean unos nuditos en los extremos y la costura al unirlos queda mucho mejor y no se retuerce.

¿Cuál es tu ciudad favorita del mundo?

Mi ciudad favorita sin duda es Nueva York. He ido un par de veces y me fascina total y absolutamente. Me gusta mucho viajar, aunque de momento no puedo hacerlo todo lo que quisiera. Le tengo un cariño especial a Estocolmo. Estuve un año viviendo allí y lo siento como un pedacito de mi hogar. Una ciudad a la que siempre he querido ir es París, pero mi tía Pilar me dijo cuando era pequeña que la primera vez que fuera a París tenía que ir con un chico, así que a pesar de que he tenido muchas oportunidades de ir, cuando lo he hecho ¡no he salido de EuroDisney! sigo esperando “que me lleven a París”.

¿Cuál es tu canción favorita?

Sin duda alguna “As time goes by” y “Moonriver”. Soy muy clásica y romanticona para la música, aunque no entiendo mucho. Me gusta escuchar a Frank Sinatra, un poco de jazz y todos los grupos que me ponía mi padre de pequeña: The Beatles, The Rolling Stones, Bruce Springsteen, Joaquín Sabina, etc. Hay una canción a la que le tengo especial cariño, “Black is Black” de los Bravos. Mi padre y yo la bailábamos y cantábamos a voz en grito y a todo volumen cuando era pequeña, una y otra vez, hasta que los vecinos se quejaban (ríe).

Mi cita perfecta sería con…

¡Uy, qué difícil! Más que con alguien en concreto, sería con alguien como Eric Northman: elegante, con saber estar, inteligente, un gran conocimiento de la historia, divertido, seductor, conquistador… ¡qué pena que tenga 3.000 años y sea un vampiro de una serie de TV!

El mejor consejo que te hayan dado nunca…

El mejor consejo me lo dio mi padre hace mucho. Me dijo: “hija mía en esta vida siempre va a haber miles de personas mejores que tú en algo, lo que has de hacer es luchar cada día para mejorar un poquito más. No compitas contra el resto, compite contra ti misma.” A ese consejo añadió otro que lo tengo como máxima: “se sincera siempre, contigo misma y con el mundo. Nunca mientas, con la verdad se va a todas partes y con la mentira a ningún lado”. Son dos consejos que siempre tengo presentes y seguirlos me ha ayudado muchas veces.

¿Tienes algún actor/actriz favorito/a?

Sin duda alguna Audrey Hepburn. Tengo toda su filmografía y su biografía me parece fascinante. Me parece una de las mujeres más elegantes de la historia, fuertes, luchadoras, solidarias y sin duda de las más bellas.

¿ A qué persona viva o muerta te gustaría conocer?

Esta respuesta os resultará un poco rara. Soy investigadora y estoy haciendo mi tesis doctoral sobre la Judería de Toledo, así que aunque no creo que le conozcáis, me encantaría conocer a Don Abraham Bienveniste. Fue un rabino muy importante de Castilla en el siglo XV. Si le conociera y pudiera pasar una tarde con él, escribiría mi tesis en una semana y podría resolver todas las dudas que hay al respecto de la historia de los judíos en Castilla en la Edad Media…¡y tendría mucho más tiempo para dedicarme a tejer!

Carmen lleva Downtown Snood en aguamarina; SJP en gris, Juliet Tee en aguamarina y Vértigo Sweater en azul marino.