Cómo tejer vueltas cortas japonesas

 

Aprender a tejer vueltas cortas es un básico para cualquier tejedora. Te pueden servir para multitud de proyectos y son de esas técnicas que conviene saber de memoria por su utilidad. Aunque ya conocéis varias maneras de tejerlas, no queremos dejar de lado otras maneras nuevas de hacerlas, quién sabe, puede que la forma japonesa se convierta en tu preferida 😉

¿Qué ventajas tiene este método? Es rápido, apenas tienes que contar puntos gracias a que visualmente es fácil saber en todo momento dónde estás, y por el mismo motivo, equivocarse es difícil porque salta a la vista exactamente lo que toca tejer. Te enseñamos cómo en el siguiente vídeo:

Utiliza este método para crear una zona más estrecha en tu labor, talones de calcetines, y en general, para ajustar las prendas mejor al cuerpo. Necesitarás utilizar un par de marcadores de puntos que se puedan abrir (puedes usar marcadores o un par de imperdibles pequeños, por ejemplo).

1. Teje del derecho hasta el lugar donde quieras que termine la primera vuelta corta. Gira la labor.

2.  Pasa el primer punto sin tejer como si fueras a tejerlo del revés. Ahora, coloca un marcador en la hebra que viene del ovillo. NO lo coloques en el punto, si no en la hebra, fíjate en el vídeo. Ahora teje del revés hasta que llegues hasta el final de la vuelta corta (tiene que quedar a la misma altura que donde empezaste en la vuelta del derecho pero en el lado opuesto, para que sea simétrico). Gira la labor.

3. Pasa el primer punto sin tejer como si fueras a tejerlo del revés. Coloca el otro marcador en la hebra que viene del ovillo. Teje del derecho hasta que llegues al punto donde colocamos el marcador en la vuelta anterior (reconocerás el lugar por el agujero que se forma entre los puntos).

Ahora vamos a recoger el punto donde se encuentra el marcador. Coge la hebra sin girarla y colócala en la aguja izquierda, quitando el marcador después. Teje la hebra que hemos colocado en la aguja y el siguiente punto juntos del derecho. Teje 1 punto más del derecho y gira la labor.

4. Pasa el primer punto sin tejer como si fueras a tejerlo del revés. Coloca el marcador en la hebra que viene del ovillo. Teje del revés hasta que llegues al punto donde colocamos el marcador en la vuelta anterior (aquí también verás el agujero).

Esta vez, desliza el siguiente punto de la aguja izquierda a la aguja derecha y entonces coloca la hebra donde está el marcador sobre la aguja izquierda. Retira el marcador. Vuelve a colocar el punto que deslizamos a la aguja derecha en su aguja. Por último, teje la hebra y el punto juntos del revés. Teje 1 punto del revés y gira la labor.

5. Continúa repitiendo estos pasos hasta que hayas trabajado todas las vueltas cortas que necesites o que indique el patrón. Podrás ver cómo se va formando el tejido extra en la zona.

¿Te ha gustado esta técnica? ¿La conocías? Cuéntanos qué te ha parecido y para qué la usarías tú en los comentarios. Y si crees que necesitas repasar otras técnicas de punto y ganchillo más sencillas, tenemos un montón de vídeos esperándote.