CÓMO TEJER PUNTO HEXÁGONO

(foto 1)

Para hoy hemos elegido el punto hexágono porque nos parece muy sencillo visualmente pero original. Es ligero y a la vez tiene profundidad, lo que lo hace perfecto para tejer, por ejemplo, un plaid de punto o una manta de bebé para regalar. La forma de trabajarlo es fácil ya que, una vez hayas hecho las cuatro primeras vueltas, el resto es solamente repetirlas hasta el final de la labor. Y, además, no necesitas ser un/a gran knitter, tan sólo tienes que saber:

También necesitarás saber qué es un punto hondo.

El punto hondo se teje igual que un punto del derecho, pero debes introducir la aguja en el punto que está debajo del que te tocaría tejer. Lo verás enseguida en el primer vídeo.

(foto 2)

En el ejemplo de hoy hemos utilizado:

Como verás en nuestro ejemplo, para empezar y después de montar un número de puntos impar, hemos tejido la primera vuelta toda en punto del derecho.

A continuación comenzamos a explicarte cómo hacer el punto hexágono.

Además de la pequeña explicación que te damos, en cada vídeo aparece cómo se teje una vuelta completa para que puedas ver con detalle el proceso.

Venga, coge tus cosas que empezamos.

Vuelta 1. *Teje 1 punto del derecho y 1 punto hondo*. Repite de * a * hasta el final de la vuelta.

Vuelta 2. *Teje 1 punto del derecho. En el siguiente punto verás que lo rodean dos hebras. Introduce la aguja derecha por la hebra de arriba y después por el punto que está en la aguja y pasa los dos a la aguja derecha. Coge las dos hebras de nuevo con la aguja izquierda y téjelas juntas del derecho*. Repite de * a * hasta el final de la vuelta.

(foto 3)

Vuelta 3. *Teje 1 punto hondo y 1 punto del derecho*. Repite de * a * hasta el final de la vuelta.

(foto 4)

Vuelta 4. *En el siguiente punto verás dos hebras rodeándolo, introduce la aguja en la hebra de arriba  y después coge el punto que está en la aguja, pásalos a la aguja derecha. Con la aguja izquierda recoge de nuevo las dos hebras y téjelas juntas del derecho*. Repite de * a * hasta el final de la vuelta.

Repite las vueltas de la 1 a la 4 hasta haber tejido el largo que desees.

¿Qué te parece el resultado? ¿Ha merecido la pena o no? Es un punto al que puedes dar uso para infinidad de cosas así que, si tienes pendiente algún encargo para tus amig@s, o tu madre te ha dicho que nunca le tejes nada a ella, el punto hexágono es ideal para sorprenderla con un regalito, y no olvides enseñárnoslo en #WeAreKnitters , queremos ver qué tal le queda!