Qué hacer con tus restos de lana: colgante colorido

Imagen: foto-1


Que levante la mano el tejedor al que no le haya quedado alguna vez, después de acabar un proyecto, una hebra de lana lo suficientemente larga como para no querer tirarla, “por si sirve para algo” pero lo suficientemente corta como para que no dé para usar en un nuevo proyecto. En su momento la hiciste una pelotita y ahí está, ocupando espacio en alguna cajita de lanas. Hoy saca todos esos sobrantes porque en este tutorial te vamos a enseñar a hacer un colgante muy colorido y sencillo.

Imagen: foto-2


Para este paso a paso hemos utilizado: restos de nuestros ovillos de lana finita de Meriwool y Lana fina.

Imagen: foto-3


Una de nuestras agujas de crochet de 5 mm, agujas laneras y, para anudar el colgante, cuerda (tipo cola de ratón, de estas que vienen un poco enceradas), una cadena o, como hemos utilizado nosotros, un resto de un ovillo de lino.

Antes de empezar vamos a recordarte la lista de técnicas que debes saber para hacer este paso a paso:

Imagen: foto-4


Este colgante lo haremos con tres círculos de crochet de diferentes tamaños. Para comenzar el primero: haz un círculo mágico.

Imagen: foto-5


Vuelta 1: teje 5 puntos bajos.

Imagen: foto-6


Vuelta 2: teje 1 aumento en cada uno de los 5 puntos bajos de la vuelta anterior. En total debes hacer 10 puntos bajos.

Imagen: foto-7


Vuelta 3: teje * 1 aumento y a continuación 1 punto bajo * . Repite de * a * hasta el final de la vuelta. En total debes hacer 15 puntos bajos.

Imagen: foto-8


Vuelta 4: teje * 1 aumento y a continuación 2 puntos bajos *. Repite de * a * hasta el final de la vuelta. En total debes hacer 20 puntos bajos.

Imagen: foto-9


Vuelta 5: teje * 1 aumento y a continuación 3 puntos bajos *. Repite de * a * hasta el final de la vuelta. En total debes hacer 25 puntos bajos.

Imagen: foto-10


Vuelta 6: teje * 1 aumento y a continuación 4 puntos bajos *. Repite de * a * hasta el final de la vuelta. En total debes hacer 30 puntos bajos.

Imagen: foto-11


¡Ya tienes terminado el primer círculo! Ahora sólo te queda rematar, y lo tendrás listo.

Imagen: foto-12


Repite el proceso anterior para los dos círculos que te quedan. Para hacer el mediano hemos tejido de la vuelta 1 a la 5 y para hacer el pequeño de la 1 a la 4.

Imagen: foto-13


Una vez que tenemos nuestros círculos terminados, vamos a pasar a montar el colgante. Para ello, corta ahora la cuerda del mismo, con el largo que tu quieras y enhebra la aguja lanera.

Imagen: foto-14


Monta los círculos uno encima del otro, poniendo de base el más grande y acabando por el más pequeño.

Imagen: foto-15


Ahora, por la parte de arriba, vamos a pasar la aguja lanera por los tres círculos de atrás hacia delante.

Imagen: foto-16


Y volvemos a hacer lo mismo, dejando un pequeño espacio con respecto al punto por donde pasaste la aguja antes. Esta vez de delante hacia atrás.

Imagen: foto-17


Forma un bucle con la cuerda, procurando que el colgante quede en el centro de la cuerda.

Imagen: foto-18


Ahora pasa las puntas de la cuerda por el bucle que habíamos dejado en el paso anterior. De detrás hacia delante. Tal y como ves en la foto superior.

Imagen: foto-19


Y ya lo tenemos listo para ponernoslo. 🙂

Esperamos que te guste esta idea de cómo reciclar esos restos de lana pequeñitos para hacer colgantes divertidos. Puedes probar una y mil combinaciones de colores y formas. No te olvides de compartirnos el tuyo en las redes sociales con el hashtag #weareknitters. ¡Hasta la próxima!M