Qué hacer con los restos de algodón: posavasos nudo

Como buenas tejedoras nos encanta aprovechar hasta el último metro de lana que utilizamos para nuestros proyectos, por eso siempre estamos inventando algo que hacer con ellos. Si un ovillo te sirve para tejer una prenda y también para hacer algo que decore tu casa, mucho mejor, ¿verdad?

Esta vez vamos a hacer unos posavasos con forma de nudo que no dejarán a nadie indiferente. Parecen muy complicados de hacer, pero te prometemos que en un momento les habrás cogido el truco 😉

 

Lo primero que necesitarás es tejer un cordón bien largo con el algodón sobrante. Necesitamos alrededor de 3,5 metros. Tranquila, esto es lo más difícil y tedioso, pero merece la pena. Si tienes dudas sobre cómo tejer un cordón con dos agujas, mira nuestro tutorial.

Ahora busca una superficie plana donde puedas trabajar tranquilamente.

Empieza formando un lazo (como si fuera un pretzel) con el cordón, dejando uno de los extremos en el lado izquierdo. Ese extremo corto no se debe mover de ahí hasta que acabemos el posavasos y siempre trabajaremos con el resto del cordón (la parte larga).

Introduce el extremo del cordón a través del primer trozo de cordón con el que hicimos el lazo. Ha de pasar por debajo.

Ahora habrás formado otro bucle en el lado inferior derecho.

Pasa el extremos del cordón por debajo del cordón derecho superior (la otra mitad del “pretzel” que formamos al inicio).

Fíjate bien en la foto.

 

Y después pasa el extremo del cordón por debajo del siguiente lado del bucle. Estamos creando la forma base del nudo.

Deberías tener algo igual a lo que ves en la foto superior. Es importante que no aprietes el nudo, y que intentes que todos los espacios entre el cordón sean lo más uniformes posibles, porque marcarán la parte más exterior del posavasos.

Introduce el extremo del cordón a través del bucle donde empezamos, exactamente por donde está el extremo corto.

 

¡Ya has hecho lo más complicado! A partir de ahora es coser y cantar 😀

La forma del posavasos ya está marcada, y solo has de repetir los pasos que hemos hecho siguiendo la hebra de cordón de la vuelta anterior, ya no tiene pérdida. Haz que la nueva vuelta pase por el interior de la primera, por la parte de dentro. Puedes ver en la foto como el cordón lo hemos hecho pasar por el interior del cordón que ya teníamos pasado por ahí.

Sigue todo el trazado del cordón de nuevo, colocando el cordón de la nueva vuelta por el interior.

 

Así queda al completar la segunda pasada del cordón. Repite otra vuelta más para cerrar el nudo por la parte del centro.

 

Habrás terminado el posavasos cuando hayas completado 3 vueltas. Al finalizar, esconde el cordón sobrante dejándolo por la parte trasera del posavasos.

Por el lado revés, haz un nudo con los dos extremos del cordón y corta a ras. Puedes añadir una gota de pegamento textil para asegurarte de que no se mueve y queda asegurado.

 

 

Ahora toca disfrutarlo. Hazte un té o un café bien rico y utilízalo con tu taza favorita. Nuestro algodón Pima es perfecto para este proyecto, porque es muy suave y además le aporta una textura perfecta al posavasos. ¡Haz un montón en diferentes colores!