Cómo organizar tus ovillos al tejer intarsia y Jacquard


Todos sabemos lo mucho que cuesta mantener la concentración en proyectos en los que trabajamos con la técnica de intarsia o de Jacquard. Llevar dos o más colores distintos al mismo tiempo, hacer que los puntos queden perfectos… ¡ya es bastante como para preocuparse de que los ovillos no se enreden entre sí! Por eso en este post queremos darte unas cuantas ideas para que tus ovillos siempre estén bajo control, te servirán para utilizarlos en estas dos técnicas, pero también para cualquier otro proyecto de punto. Se terminó lo de ver el ovillo rodar por todo el salón.

Lo primero que te proponemos para poder tejer mejor con esos mini ovillos de diferentes colores que necesitas en proyectos de Jacquard, es ponerlos en un pequeño bol individual (puedes usar cualquier recipiente con borde suficiente para sujetar el clip) y después colocar una pinza en el borde, como la que ves en la foto. Pasa el cabo del ovillo a través de la parte abierta de la pinza y ya tienes una guía para la hebra.

Usa un bol distinto para cada color y tus ovillos nunca volverán a enredarse.

Otra idea muy sencilla es usar un colador vintage que tengas por casa. Es mejor que sea de metal o de un material pesado, para que no se mueva de su sitio y pueda sujetar bien los ovillos de lana.

Utilizando los agujeros laterales del colador, haz pasar la hebra de cada ovillo y luego empieza tu proyecto. Los agujeros mantendrán las hebras separadas y al mismo tiempo tendrás todos los ovillos juntos en un mismo recipiente. ¡Y queda tan bonito!

 

Y por supuesto, lo más sencillo es usar una caja de zapatos vacía para organizar mejor tus ovillos mientras tejes, ¡siempre hay alguna en casa!

Utilizando un lápiz u otro objeto con punta, haz dos agujeros en la caja, y después pasa tu aguja WAK de un lado a otro. Asegúrate de que llega bien a ambos extremos. Ya tienes tu base para sujetar los ovillos que necesites.

Saca la aguja y pon en ella los ovillos, atravesándolos por el centro. Debes colocar todos los ovillos en la misma dirección.

Para proyectos donde necesitas simplemente una sujeción de tu ovillo, un bote de cristal con tapa puede ser tu mejor amigo. Utilizando un punzón o taladro, haz un agujero en la tapa por el que pueda pasar la hebra del ovillo (ten cuidado de lijarlo para que no se enganche la lana al pasar por él).

Lo mejor es que podrás ver perfectamente qué ovillo está en cada uno de los botes, y llevarlo contigo o moverlo de una habitación a otra es súper fácil.

Seguro que tienes algún tupper de plástico sin usar en tu cocina, sobre todo, ese tupper grande que compraste y no sabes por qué. ¡Puede ser perfecto para tus ovillos! Haz varios agujeros en los laterales del envase (tantos como colores de lana tenga tu proyecto de punto o ganchillo), utilizando un trozo de metal caliente, y espera a que el plástico se enfríe. Después solo tienes que meter dentro los ovillos en orden, y sacar el cabo a través del agujero. Pon la tapa para asegurarte de que los ovillos no se mueven de sitio mientras tejes.

Como ves, hay muchísimas opciones para lidiar con esos ovillos rebeldes. Ya no tendrás que volver a deshacer un montón de nudos cuando estés en la mitad de una vuelta, ni volverás a correr detrás de un ovillo que se escapa. ¿Se te ocurren más ideas? ¿Tienes un truco infalible para organizar tus ovillos en proyectos de Jacquard e intarsia? ¡Pues cuéntanos todo utilizando la etiqueta #weareknitters en redes sociales!