Qué hacer con tus restos de algodón: colgante de pluma


Imagen: foto-1


Ahora que ya se acerca el buen tiempo nos apetece sacar esos capazos de mimbre que nos acompañarán durante toda la primavera y verano, y que son perfectos para llevar nuestro proyecto tejeril allá donde vayamos, por muy grande o pequeño que éste sea. ¿Te apetece personalizar el tuyo de una forma muy fácil y aprovechando restos de otros proyectos? En este tutorial te enseñaremos cómo hacer un colgante de pluma con esos ovillos de algodón pequeñitos que te han sobrado.

Imagen: foto-2


Para este paso a paso hemos utilizado nuestros ovillos de algodón Pima de varios colores, en este caso: en tonalidades tierra.

Imagen: foto-3


También utilizaremos: un peine o cepillo (cuanto más juntas tenga las púas será mucho mejor), unas tijeras y cinta de carrocero o similar.

Imagen: foto-4


Empezaremos calculando la longitud de nuestra pluma. La longitud total de ésta será: el largo del asa para colgar, más, el largo del cuerpo de la pluma. Para colgar deja aproximadamente 7 u 8 cm.

Imagen: foto-5


Corta la hebra del ovillo una vez que tengas clara la longitud de tu pluma. Para que trabajes de una forma cómoda te recomendamos sujetar la hebra del cuerpo a la superficie de trabajo con cinta de carrocero tanto por arriba como por abajo. Así no se moverá a medida que vayamos haciendo los nudos.

Imagen: foto-6


Ahora vamos a calcular el ancho de la pluma. Te recomendamos que añadas 2 o 3 cm a la longitud de la hebra por si después quieres rectificar la forma de la pluma cuando la termines.

Imagen foto-7


Como ves, vas a tener que cortar muchos hilitos para ir haciendo los nudos, así que ayúdate de un libro. Hemos enrollado la hebra del algodón varias veces alrededor del mismo. Así ahorras tiempo en hacer este proceso y todas las hebras tienen la misma longitud.

Imagen: foto-8


Cuando acabes de enrollar las hebras alrededor de tu libro, saca la mini madeja que has hecho y córtala por ambos extremos.

Imagen: foto-9


Repite este proceso con todos los colores que quieras utilizar.

¿Cómo hacer los nudos del cuerpo de la pluma?

La pluma está formada por una serie de nudos que se van haciendo a lo largo del eje central, que está formado por la hebra que hemos cortado cuando hemos calculado la longitud de la misma.

Los nudos que iremos haciendo son dos: a derecha y a izquierda. Para que sea más fácil ver cómo se anuda cada uno hemos hecho el paso a paso con hebras de diferente color a ambos lados del eje central. Después iremos usando hebras del mismo color a ambos lados para formar la pluma.

Nudo derecho

Imagen: foto-10


Coloca a ambos lados del eje central dos hebras, con los extremos hacia fuera.

Imagen: foto-11


La hebra de la izquierda pásala por debajo del eje central. Coloca la hebra derecha por encima del mismo.

Imagen: foto-12


Pasa los extremos de la hebra izquierda por encima del bucle que forma la hebra derecha

Imagen: foto-13


Ahora pasa los extremos de la hebra derecha por debajo del bucle que forma la hebra izquierda.

Imagen: foto-14


Estira de ambos extremos de las hebras y… ¡ya tienes el primer nudo!

Nudo izquierdo

Imagen: foto-10


Coloca a ambos lados del eje central dos hebras, con los extremos hacia fuera.

Imagen: foto-15


La hebra derecha pásala por debajo del eje central. Coloca la hebra izquierda por encima del mismo.

Imagen: foto-16


Pasa los extremos de la hebra derecha por encima del bucle que forma la hebra izquierda.

Imagen: foto-17


Pasa los extremos de la hebra izquierda por debajo del bucle que forma la hebra derecha.

Imagen: foto-18


Estira de ambos extremos y … ¡ya tienes el segundo nudo!

Imagen: foto-19


El cuerpo de la pluma lo iremos formando combinando estos dos nudos: iremos repitiendo conjuntamente los nudos derecha e izquierda.

Cómo no perderte y saber qué nudo va después

Imagen: foto-20


Es muy fácil a medida que se van haciendo los nudos perderse ¿Cuál era el último nudo que hice? ¿Y el anterior? Para que esto no ocurra ve poniendo las hebras que van debajo del eje central, lo puedes ir haciendo por parejas. Cuando éstas ya las tengas puestas sólo te quedará poner las hebras que van arriba y hacer los nudos.

Imagen: foto-21


Cómo ves es muy fácil ir construyendo el cuerpo de la pluma. ¿Otro color? Sólo cambia el color de las hebras que vas anudando.

Imagen: foto-22


¿Y si quiero meter otro color antes de otro que ya tengo anudado? Sólo desliza los nudos por el eje central para anudar el color que quieres en el punto en el que lo quieres.

Imagen: foto-23


Cuando termines, vuelve a deslizar los nudos por el eje central y listo.

Imagen: foto-24


Ve haciendo nudos hasta la parte inferior del eje. A continuación vamos a enseñarte a darle los toques finales a tu pluma.

Peinar la pluma

Imagen: foto-25


Sí sí, como lo has leído. Vamos a peinar la pluma para separar las hebras que forman el cabo de algodón. Cuanto más finitas sean las púas de tu peine y más juntas estén, menos te costará hacer este paso. En la imagen superior estás viendo la diferencia entre la parte peinada (derecha) y la parte sin peinar (izquierda).

Imagen: foto-26


La pluma hay que peinarla tanto por el derecho como por el revés, para lograr que las hebras estén lo más separadas posibles. Siempre peina del centro hacia fuera, sujetando con la mano por el eje de la pluma.

Imagen: foto-27


El cabo de abajo también lo tenemos que rematar.

Imagen: foto-28


Para ello, haz un nudo y peina las hebras que quedan.

Cómo dar forma a la pluma

Imagen: foto-29


Este es el momento más temido: dar forma a la pluma cortando los extremos con las tijeras. Si no estás muy seguro de qué forma debe tener lo más sencillo es que imprimas una plantilla, la pongas encima, y recortes siguiendo su forma.

Si te atreves a hacerlo sin plantilla: corta en forma de U los extremos. Ahora haremos un primer corte y después lo afinaremos más.

Imagen: foto-30


Para hacer el corte simétrico, dobla los extremos que ya tienes cortados por encima de los que no lo están y sigue la longitud de éstos.

Imagen: foto-31


Después del primer corte, afina un poco más hasta que tengas la forma deseada: pronuncia un poco más el pico inferior y recorta también más la parte superior. Durante esta parte te puedes ir ayudando del peine para ir controlando que las hebras van teniendo la misma longitud y que unas no sobresalen más que otras.

Imagen: foto-32


¡Y ya tenemos nuestro colgante pluma listo para usar!

Esperamos que este paso a paso te resulte útil y entretenido. Verás que puedes hacer mil y una combinaciones de colores e incluso colgar varios del mismo asa de tu capazo. Esperamos que nos lo enseñes a través de las redes sociales con el hashtag #weareknitters.