Qué hacer con tus restos: tapiz de flecos

Hoy queremos enseñarte a hacer este tapiz tan particular, para que decores el espacio más especial de tu casa. ¡Está lleno de flecos! Su textura llamará la atención de todo aquel que lo vea, y puedes tenerlo listo en unas horas utilizando solo restos de tu lana WAK.

MATERIALES

– Para hacer este tapiz necesitarás un telar. Puedes comprar un telar como el que ves en la foto o hacerlo tú misma, utilizando un cartón grande o listones de madera. Puede ser del tamaño que prefieras, lo único imprescindible es que sujete bien el hilo sobre el que tejeremos el tapiz.

– Restos de lana y algodón de tus kits de tejer. Necesitas lana gruesa, un poco de lana fina y unos metros de algodón, en los colores que más te gusten.

– Listón redondo de madera. Para sujetar el tapiz y colgarlo cuando esté terminado. Si tienes la ocasión, una rama delgada también queda genial en este proyecto 🙂

PASO A PASO

Coloca el hilo en los espacios de tu telar, para ello, utiliza el algodón Pima. Haz un nudo en el primer espacio del telar y luego ve pasando el hilo por todos los espacios, de izquierda a derecha.

Esta es la parte más importante de nuestro tapiz, la urdimbre, que no es otra cosa que los hilos sobre los que luego colocaremos la lana que dará forma al tapiz. Si la urdimbre no está bien tensa, el tapiz no conservará su forma final una vez que lo retiremos del telar. ¡Así que tensa bien el hilo!

Cuando hayas llegado al otro extremo del telar, sujeta el hilo a la madera utilizando cinta adhesiva.

Utilizando la lana gruesa, corta pequeñas tiras de tamaños similares pero no exactamente iguales (esto le dará profundidad al tapiz).

Dóblalas por la mitad y colócalas en el tapiz como ves en las fotos de arriba. Empezando por la parte inferior del telar, y sobre dos hilos de la base, introduce los extremos de la hebra de lana por los lados y por debajo, y sácalos por el centro, a través del bucle del fleco de lana. Después tira con suavidad del fleco para apretarlo.

Repite el mismo proceso a lo largo de toda la base del tapiz, siempre trabajando en grupos de dos hilos de la base y alternando el orden de los hilos en cada fila, para que así quede bien tupido. ¡Necesitarás cortar muchas hebras de lana gorda!

Para añadir más interés al tapiz, vamos a crear formas geométricas en una textura completamente diferente a la de los flecos. Para ello, utilizaremos lana fina y trabajaremos sobre los hilos de base del telar, pasando la lana por encima y por debajo del siguiente hilo.

Trabaja haciendo vueltas cortas y dale la forma que quieras a esta parte del tapiz. No importa que queden huecos alrededor, después los iremos rellenando.

Cuando hayas terminado con la parte plana del tapiz, empieza de nuevo con los flecos. Ve añadiendo lana alrededor de la forma geométrica, procurando que las hebras no tapen el diseño. Es mejor ir poco a poco y sin prisa.

Una vez que hayamos avanzado con el tapiz, seguiremos añadiendo formas tejidas planas para crear más contraste (dependiendo del tamaño de tu tapiz podrás añadir más o menos).

Recuerda siempre rellenar bien los espacios alrededor de las partes planas con flecos de lana gorda.

Continúa añadiendo flecos hasta completar todo el tapiz. Trabaja hasta la parte superior hasta llegar al final.

Ahora que ya has terminado, ¡es hora de sacarlo del telar!

Coge el listón de madera e insértalo a través de los hilos superiores del tapiz, de forma alterna (fíjate en la foto superior).

Después corta una hebra larga de lana gorda y colócala entre el listón de madera y la última fila tejida del tapiz, actuará como tope entre una zona y otra. Casi hemos terminado 😛

Por último, suelta el hilo del extremo del tapiz, con mucho cuidado, y átalo al hilo que tiene más cerca, quedará rodeando el listón de madera.

Poco a poco, ve soltando los hilos de la urdimbre del telar, hasta que todos queden únicamente sobre el listón.

Da la vuelta al tapiz y remata todos los hilos sueltos de las zonas tejidas planas.

¡Solo falta colocar una hebra de hilo en los extremos para poder colgarlo! ¡Presume de tu tapiz y colócalo en un lugar bien visible!