Rematar cabos mientras tejes

 

En este tutorial vamos a ver cómo rematar un cabo mientras tejes.

En algunos tutoriales sugieren tejer los dos cabos juntos durante dos o tres puntos, sin embargo, esto afea mucho la labor porque esos puntos quedan muy abultados y, en caso de introducir un color nuevo, se nota mucho el cambio de color.

 

Con ésta técnica verás que además de no quedar rastro del antiguo cabo, la labor no se afea y, por el derecho queda exactamente igual que si tejemos normal.

 

Para esta demo hemos tejido unas vueltas en un color y luego otras en el color de contraste, cómo ves, no se nota nada en la parte de abajo. Ahora veamos cómo lo hemos hecho:

 

  1. Tenemos que sujetar el cabo que vamos a dejar -en este caso el de color gris- hacia la izquierda junto con el extremo corto del cabo que vamos a introducir -en este caso el color malva-. El extremo largo de la nueva hebra quedará a nuestra derecha. -Y todo lo que queremos “esconder” a nuestra izquierda-.

  1. Vamos a tejer el primer punto con normalidad.

  1. Introducimos la aguja en el punto como solemos hacer y antes de sacar el punto, vamos a pasar el cabo corto y el cabo a desechar por encima de las agujas.

  1. Ahora rodea la aguja con la hebra con normalidad. Manteniendo siempre nuestros cabos a esconder hacia delante.

 

  1. Pasamos hacia detrás los cabos a esconder y terminamos el punto.
  2. Tejemos el siguiente punto con normalidad.

 

Es necesario repetir esto durante unos 7 puntos, esto es unos 4 puntos tejidos con normalidad intercalados con un punto para esconder las hebras.

 

El truco, como verás, está en traer las hebras hacia delante de la labor, sujetarlas con el punto que estás tejiendo y esconderlas al llevarlas para atrás con el punto tejido.

 

Suena un poco complicado pero sólo tenemos que hacer esto en 3 o 4 puntos, así que ten paciencia, es sencillo.

 

En ésta técnica como puedes ver en el revés de nuestra labor, los hilos quedan perfectamente escondidos y sólo has de cortar los cabos a ras del último punto escondido.

 

 

Es muy importante que tengas en cuenta que al tener hilos escondidos, aunque tejas punto bobo o algún otro punto que sea reversible, tendrás un revés de la labor muy marcado y los hilos los tendrás que esconder siempre por el mismo lado. De modo que, ese tipo de punto ya no será reversible.

 

Puedes utilizar esta técnica para cambios de color grandes tipo “color block”, para intarsias o para hacer rayas en una prenda o parte de ella.